El humano desencuentro de Señor M

El ventilador sigue encendido.

Dejó caer el manuscrito en el río, el fondo es visible, lo amarró a un ladrillo así que no estaría sumergido por siempre, cabían dos posibilidades que el agua desgastara pronto la celulosa y fuera alimento de pequeños animales o bien el ladrillo se desmoronara y lo dejara flotar por un tiempo mientras la corriente los termina de desintegrar en un flujo de hojas.

Y así termina la historia de nuestros días, con el relato-crónica-ficción de nosotros, reducido a pequeñas moléculas perdidas por ahí.

Anuncios

Un comentario en “El humano desencuentro de Señor M

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s