No.

Nos ibamos a volver locos, ibamos a destruir las ruinas, pulverizar las moléculas hasta que fueran nada. Hasta que fueramos átomos, reaccionando, como sí fuera la primera vez, obedeciendo a nuevas leyes de un sol rojo que muere.

Seriamos las ondas individuales de una sumatoria que nos llevaría a la vibración compleja, como sonaron las olas al estrellarse, seríamos el meteoro, la roca incrustada, la arena, el polvo y otra vez la materia que hace a la materia.

Seriamos el sol y el arpa, el vacío, el dolor, el punto supermasivo, el espacio de baja presión.

No, no lo fuimos.

Anuncios

3 comentarios en “No.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s