Otra de lavandería

Se mueve, la ropa dentro de la lavadora, deberían ser los recuerdos y los fantasmas de la misma forma.

Se lava mi tela de fantasma, tal vez se deshaga, tal vez no.

Fuerza centrífuga y en la ventana circular caen moléculas de agua asidas entre sí con jabón.

Lo impersonal de sentarme con extraños, mi vida podría ser eso, un lugar extraño donde los sudores, partículas fecales y de otros humanos adheridas de caminar en la calle, olores de los desechos de bacterias que comen sudor y células muertas, moléculas del 212. Se llenan de jabón se pegan y se los lleva el agua. Los restos de mi paso por el mundo en tres semanas. Aun podría haber de su sudor en las sabanas.

La camiseta azul.

Un hombre, lentes, 90 kilos tal vez, espera la lavadora grande, espera con un libro más grande que el mío, ¿eso es el futuro?

Yo, 90 kilos, lavando en una lavandería pública, un libro para esperar y oliendo la ropa, que huele a suavizante, esperando la horda de bacterias y piel y sudor.

Anuncios