Invierno

El sol de invierno me quemaba, pensaba, él estaría a la sombra, y me acercaría a ver como está.

El otoño tiene sus cosas, las últimas lluvias, el calor, y el inicio de las tardes doradas.

La historia de este otoño ha sido buena, después de todo, tal vez la forma en que la miré no fue la correcta, había que tal vez saber que las cosas no suceden de la noche a la mañana, aunque hayan sucedido.

Recuento, veo las fotos, escucho las canciones y veo que me duele no tener más de lo bueno. Lo malo se extingue, poco a poco, pero está esa idea de pasar el invierno asido a su espalda, me inunda. No pasa nada, ya se terminó el otoño, la historia, queda reconfigurar todo, guardar los recuerdos buenos, olvidar los recuerdos malos y tirar las indecisiones, celos, inseguridades, así es el fin del otoño, dejar caer las hojas y ver el tronco, las ramas, los contrafuertes llenos de hojas secas, hay mucha belleza en ese final, en esa noche, en ese último abrazo.

Y sigo explorando, el bosque, un exconvento.

Y siguen apareciendo imagenes, el recuerdo de un abrazo que quemaría lo malo con una presión enorme. Y que al final no pudo. Tratar de aterrizar el avión que está destinado a estrellarse, como dice la canción, aunque sigo creyendo que no.

Anuncios