101 . Repulsión

I
Nunca seré lo que llaman una buena persona, un buen ser humano. Hace años, en el cruce hacia Madero, un tipo baja al carril del trole sin mirar en ambas direcciones.
 
II
Camino por la calle de Madero, centro, la gente con su prisa, su mal gusto, sus ideas, preocupaciones, engaños, pulsiones reproductivas y letargo. No tolero esto, espero al salir la lluvia los haga huir.

III
Viene un trolebús en contraflujo, es rápido, cantidad movimiento, masa x velocidad. Transferencia y absorción por tejidos y huesos, se quiebran en el impacto y lo que no se pierde en esa amortiguación se convierte en la velocidad a la que saldrá disparado el sujeto.

IV
Repulsión, siento repulsión por una especie depredadora y mentirosa, justificando de mil formas su derecho a la depredación, pensando que lo que hacen está bien, que tener hijos, ser estables, ecológicos, justifica toda la podredumbre que dejan a su paso, destruyendo el clima aumentando el consumo, todo lo que haga el humano implica consumo de metales, plásticos, explotación de recursos, contaminación.

V
Sólo miro, la velocidad del trolebús pasa en gran cantidad al sujeto, es despacio, hago una mueca, parecido a una sonrisa, el sujeto, o masa de huesos y carne sanguinolenta cae sobre un auto que viene en dirección contraria, el cráneo rompe el parabrisas, imagino los compuestos químicos de la memoria, la razón, la meninges, la duramadre, agitándose mezclando recuerdos, sensaciones, el aroma a sangre, las últimas y vertiginosas sensaciones del tipo, tenía prisa, ahora ya no tiene nada más de que preocuparse, tal vez hace un rato ya está lejos de lo que fue, un depredador con prisa.

No siento nada, ni morbo de verlo, sigo mi camino.

Anuncios