Apropos de escribir

El por qué de Silencio.

Para no morir, para encontrar un respuesta mientras se plantea una pregunta, para dejar que las cosas mueran. Por alguien, para alguien, para quedar en la memoria, para perder la memoria, para alterar la memoria.

¿A quién se escribe? A nadie, a la nada, a un recuerdo a algo que no quiere escuchar, a alguien que no siente nada y sólo razonar palabras lee dice algo, a uno mismo, a todos, dejar alguna idea plantada, no sé por qué seguir escribiendo cuando las ideas se han agotado,tal vez recrear viejas ideas, adaptarlas, pero es sólo masticar las mismas preguntas, historias y pulsiones, cuando se escribe, cuando se da orden a los sucesos y se visualizan en la memoria, se da orden se escribe.

El truco es cuando sacas las palabras, estas no son definitivas, se van comas, acentos, regresan, quedan fuera de lugar, la redacción es ilegible, la idea indescifrable durante años he escrito, para decir cosas, que no digo directamente. Escribo en códigos muertos y rebuscados, cosas que dicen y no dicen lo que quise decir, que lo sentía, que te quise y que pude quererte siempre, se deja morir el recuerdo en la letra, como si eso sacara todo recuerdo ya un subconsciente recargado, y que sigue mutando recuerda y friendo objeciones, se escribe porque las letras aparecen y son imborrables, aunque se queme, se borre o un pulso electromagnético desaparezca todo. Nada es para siempre, a menos que la idea contamine otras ideas, el soporte de las mismas, altere los hechos, y al final deje un montón de recuerdos irreconocibles.

Anuncios