eran 700 caracteres imbecil, no 7000, o bien, mi texto fallido para Errr llamado “Cualquier otra ciudad “

Cualquier otra ciudad

Juno esperaba del otro lado de la puerta, no le gustaba, siempre se impacientaba cuando se abría la puerta y no se cerraba inmediatamente, consideraba que el mundo exterior se colaba dentro de lo intimo separado por esa puerta, y que de igual forma, la pena de esos interiores salía, llenando la ciudad y acosando al dueño o generador de esa pena.

Salgamos de aquí, dijo Phillip, azotando la puerta y dando un beso a Juno, él sabía de esta fijación de Juno, pero no podía evitarlo, había olvidado la llave y las postales de Revonael que serían el pase de acceso a Ciudad Nueva.

Los jóvenes delincuentes como ellos, dificilmente tenían acceso a Ciudad Nueva, pero Juno no era cualquier delincuente, era una sociopata funcional que al trabajar en el mercado negro de biochips tenía acceso a la biomemorias que llegaban de la morgue, debido a su experiencia como analista de datos, le pedían revisar los recuerdos en busca de algo jugoso, un secreto, cuentas de bancos o cualquier tipo de información que pudiera ser vendida o usada para conseguir algo de dinero.

Ya se había escuchado de Ciudad Nueva, se rumoraba que era un software de simulación que daba acceso a “algo”, nadie sabía bien, era más bien una leyenda urbana de la ultra-aristocracia a la que la perrada a la que pertenecian Juno y Phillip, jamas tendrían acceso.

Juno encontró recuerdos en algunas memorias, y además algoritmos de control de recuerdos que borraban todo, casi todos destruidos, pero confirmaban la existencia de ese lugar simulado. En esa última memoria encontró un grupo de recuerdos que no habían sido borrados, había una fiesta, una charla en la cocina y una invitada que era la encargada, por lo que entendió, de estudiar a los posibles compradores de Ciudad Nueva, era un software de simulación que permitía vivencias compartidas, algo avanzado y al parecer era un prototipo. Así que Revonael decidía si el posible usuario contaba con las cualidades, no era sólo cuestión de dinero, también había que revisar las características de los biochips de memoria y habilidades, para saber que era posible insertar la rutina de borrado.

Revonael les daba unas postales que debían entregar en una vieja tienda de ropa de la avenida 12 de Julio, donde los ultra-aristócratas jóvenes buscaban algunas viejas prendas para que las procesaran diseñadores, intervenciones en viejo algodón rancio, así que era el lugar donde podían ser programadas las interacciones con Ciudad Nueva.

Así Juno y Phillip durante los siguientes catorce días se dedicaron a inspeccionar los alrederores, fingiendo que vendían viejos discos de audio de 8bits veian a la gente entrar al local, siempre tardaban en salir y algunos no salían el mismo día, siempre salían inexpresivos, cómo si acabaran de despertar, caminaban hasta donde los esperaban los guardaespaldas y subian a sus autos. Nunca, durante esos 14 días, vieron que alguien regresara. Phillip tenía muy buena memoria visual, un software de correlación y un aumento de biochips de memoria hacian el truco. Fue sencillo encontrar ropa que pudiera imitar esa falsa urbanidad y el día de conocer la Ciudad Nueva llegó.

“El enviado” era un técnico que se hacía pasar por empleado de la tienda, revisó las postales que Juno y Phillip robaron del auto hecho pedazos donde había muerto el dueño de los recuerdos, bien escondido pero bien memorizado, estaban en buen estado a pesar de la sangre que estaba por todas las vestiduras. Así el enviado los miró, revisó su aspecto se dió cuenta que ellos no pertenecian a la ultra-aristocracia, el color de la piel, la expresión, los músculos y otras cosas delataban, sin embargo tenian las postales, hasta el momento nunca había ocurrido ninguna clase de infiltración, así que con la actitud de alguien que sólo sigue la rutina, los hizo atravesar un pasillo, bajar y atravesar a otro edificio, llegaron a una sala, normal, una sala de espera que parecía de un consultorio médico, entraron  y El enviado los conectó en una de una serie de camastros, había dos personas más y otros tres camastros desocupados, cuando ellos los miraron El enviado les dijo que a veces podian tener hasta 6 clientes.

Los conectaron y la simulación los llevaba a una ciudad nueva que parecía una ciudad convencional del siglo 21, edificios, hormigón blanco, fuentes y árboles, pensaron que era una especie de experiencia vintage, pero pronto se darían cuenta que no era así, que era algo aun más complicado.

Llegaron dos personas, un chico y una chica, por el tono de piel, la falta de marcas en la piel, la ausencia de tatuajes, vieron que eran ultra-aristócratas.

El plan ha funcionado a la perfección, El elegido nos dijo que usted señorita Juno sería capaz de encontrar las memorias, no sé cómo, no me lo creía pero que gusto, ahora podemos seguir con la siguiente parte.

Juno sintió algo parecido a un escalofrío, tan fuerte que los algoritmos de eliminación de sensaciones desagradables de  los simuladores no fueron capaces de eliminar.

Ellos sabían su nombre y poco a poco les fueron contando detalles que sabian de ellos, las adecuaciones de memoria, las extensiones ilegales de habilidades mediante biochips y programación prohibida, sabian que eran unos jovenes delincuentes. Les dijeron que no habia nada que temer que la forma en que sabían de los datos también era ilegal pero que habían pagado mucho para poder acceder a las vivencias en tiempo real.

Ustedes no lo saben, ni lo recordarán señor Phillip, dijo el chico, pero nos estamos insertando en sus memorias, hicimos toda esta rutina del accidente y sobornamos a mucha gente para que la señorita Juno llegara a esos bloques de memoria, y ahora seremos parte de su cognición, seguiran viviendo su vida normal, habrá algunos cambios, pero no lo notaran, ni sabran que estamos ahí, con ustedes en todo momento.

Salgamos, dijo Juno, Phillip la tomó de la mano, caminaron en sentido contrario, corrieron por toda la ciudad, Ciudad Nueva parecía inmensa, finalmente El elegido terminó las adecuaciones, el cifrado de los bloques de memoria nuevos que estaban destinados a que dos chicos aburridos de la ultra-aristocracia pudieran vivir una vida entre las multitudes, con la “excitante posibilidad de escoger sus acciones y vivir sus consecuencias”, como decía la publicidad.

Juno y Phillip despertaron, se sentían exitados, había sido un viaje muy lúcido a esas viejas ciudades del siglo 21, aun tenian la sensación del café orgánico, de los alimentos y los recuerdos de animales extintos parecian reales, fueron a casa, un par de días después la tienda cerraba y ellos lo olvidarían, hasta el punto de pensar que todo había sido parte de una película, como si algo cicatrizara sobre esos recuerdos.

Sin embargo las experiencias eran para ellos más vividas, entrar en los locales de contrabandistas, en las fiestas ilegales, inclusive los licores baratos les provocaban una sensación de novedad, como si fueran un par de personas nuevas que están descubriendo el mundo. Juno empezó a dejar las puertas abiertas, considerando que la pena debía salir y dejar que la gente la conociera y la experimentara.

PD. Juno y Phillip nunca se dieron cuenta que tenían huespedes en su cerebro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s