sobre el heroismo, día 14602 en la tierra, 39 años, 11 meses, y 21 días.

No sé que hacer con las cosas, no sé si guardarlas, regresarlas, dejarlas en una caja, perdidas, como la cueva de melancolía, las dejaré visibles, las cosas no funcionan, supongo que ser humanos es parte de enteder que los ideales no existen en la ejecución.

No todo está perdido,  encuentras la belleza en las fotos que se toman al explorar un país que no es el tuyo, siendo de un país moderno, hablando del modernismo industrial, encuentras en un pueblo aun rezagado lleno de imagenes fuertes, imagenes que denotan ese heroismo de un pueblo que recién sale de una revolución que a unos ni afecta. Hay belleza, y la belleza permance inmortal, se muere, se queda en la sección quinta de la quinta sección en el Panteón Dolores, ella sigue ahí y no está sóla, hay gente que la sigue frecuentando, gente que le lleva aun flores, tal vez un alcatraz.

No todo está muerto, queda impresa una imagen, ellos, tus amigos, riendo, no pasa nada, tal vez uno se muera, tal vez uno quede en un abismo de ensimismamiento, pero habrá imagenes que se quedan, riendo, un retrato que no te incluye, un retrato de eso que es reir con tus amigos, pasarla bien, estar con alguien que está contigo sin ninguna necesidad de sentirse acompañado, están contigo, rien, la pasan bien.

¿Qué es la belleza?

Ella es la belleza, la forma en que mira a un desconocido que le pide una foto, la forma en que habla, la forma en que sonríe, sonríe ante mis nervios, amablemente me deja tomarle una foto, la imagen que me llevo de la belleza es ella, ella es la belleza.

En una máquina de escribir los errores se quedan, pensaba anoche, mientras tecleaba, estoy satisfecho con los errores, tal vez los deje en lo que escribo, algunos tachones, el error sigue ahí, se recuerda, y tal vez más adelante el error nos evite unos nuevos o nos haga titubear en las razones que tuvimos para no percatarnos del error, para cometerlo, hay cosas latiendo, hay cosas que sólo se perciben cuando un bombeo de sangre las hace notables en los recuerdos, escondidas, como un virus latente.

El corazón está fuera del pecho.

No dejar que los lugares comunes nos distraigan de los sentimientos comunes.

No sé, tal vez nunca le quise, pero le extraño de alguna manera.

Ese que canta, Push The Sky Away.

Nos habla de los fantasmas que de vez en cuando vienen al presente a decirnos que, eventualmente, serán parte del futuro, los fantasmas son atemporales, su naturaleza radica en la existencia a pesar del olvido, a pesar de los nuevos inicios, son marcas indelebles, trascendentes, así mismo impalpables y por lo tanto se pueden ignorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s