Poema número 37, ese que habla de más de una persona.

Aun en cama sigo hablando de ti,
de tu crueldad,

de la forma en que el fuego salía de unos ojos que miraban piedra.

Cerrabas los ojos cuando me besabas, sólo los abrías para autoflagelarte,
para no olvidar que no es a mi quien esperabas estar besando.

Aun me asomo al infierno en los sueños
te busco en cada abismo
en cada espacio hipermasivo.

Podriamos empezar de nuevo.

Podría todo irse al carajo de nuevo.

No significar nada de nuevo.

No, estos versos no significan nada.

Son un pretexto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s