tres segundos

el golpe fue fulminante, cayó un pedazo de pared de un edificio que se derrumbaba, justo antes del extraño sonido de la pared quebrándo miró a un chico que pasaba, sonrió, pensó en que si no fuera por la prisa que llevaba, lo inoportuno de la lluvia y la imposibilidad de hablarle a un extraño, le habría sonreido y preguntado su nombre

 

más no lo hizo

 

tardó en darse cuenta qué sucedía; sólo sintió una ráfaga caliente descendiendo desde su cabeza, euforia y como caia. Ya en el suelo entre los ladrillos, agua de lluvia, restos de granizo, hojas de árbol y el pavimento gris, ahora innundado de rojo; se percató que le había caido algo encima, le dolía la cabeza de una forma lejana y tenía frío, hacia frío desde que salió de la oficina, tarde, llevaba toda la semana saliendo tarde, estaba cansado pero ese golpe le había hecho olvidar el cansancio pero no lo olvidó que había visto a un chico más bien normal, más bien no con una belleza impactante, un chico simple que sonreia como un niño sonrie cuando recuerda alguna travesura, sonrió, durante los tres segundos que le quedaban de vida se imaginó la relación, no sé, tal vez sabía que el golpe había sido demasiado fuerte y en lugar de mirar su vida pasar, prefirió ver la vida que nunca tendría con ese chico

 

así mejor vio su nunca existente futuro

 

claro, eran lugares comunes, muy comunes, la primera salida a una cervecería que era su favorita, ir a casa corriendo a la parada del autobús, llegar a casa, quitarse la ropa y quedar dormidos abrazados, repetirlo, varias veces, por varias semanas, inmiscuirse en sus vidas, leerse, invadirse, todo eso hasta ese hartazgo de un sábado por la mañana, donde se vuelve un tanto cansado, se piensa en todas las cosas que se dejaron de hacer, en todas las fiestas de mañana a las que no van a ir, así termina todo, cuando ya no hay curiosidad, cuando no hay sorpresa y todo se parece de alguna forma a lo obligado, a lo rutinario, así se acaba eso que llaman amor, así se termina y así se separan

 

entonces vienen las estratagemas par-a que el daño provoque la ruptura, viene la ruptura y viene que todo se ha terminado, al mismo tiempo que se ha perdido la capacidad de hablar, de moverse, de abrir los ojos

 

casi se terminan los tres segundos, traumatismo craneoencefálico será la causa de muerte, durante esos pocos segundos queda tiempo sólo para reconciliarse un dia cualquier que se encuentran por la calle, muy parecido el día, lluvia, un parque, toman un café y se dan cuenta que pueden ser buenos amigos, ya no hay trazo de dolor, de recuerdo, de rencor, todo se desvanece

 

y si tuvieramos un medidor de actividad cerebral, veriamos cómo esta se va haciendo cada vez menor, hasta que queda una línea

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s