La enfermedad y la muerte - Rosa

Soliloquio sobre el tiempo número 1. El tiempo que falta para verte.

Escuché esta frase y pensaba en lo extraño que se ha vuelto eso para mí. Esperar a ver a alguien en una primera cita o cuando alguien se ha ido y se espera su regreso. Conforme creces eso ya no importa, la gente va y viene y si viene da gusto verle, si no, no importa, tenemos medios más efectivos que hace veinte años para estar (no estar) ahí.

Recuerdo entonces mis primeras citas, cuando conocía a alguien y quedábamos para tomar un café, ir al cine, aunque eso no pasara de eso, era emocionante, buscar la ropa adecuada, tal vez robar loción a mi padre. Llegar antes y estar ahí, atento, eso, el tiempo que falta para verle.

Ahora no recuerdo esos niveles de ansiedad, si bien, tengo muchas ganas de ver a la gente que veo, y me da gusto ver a los amigos que no he planeado ver, y ver al chico con el que salgo en el momento; no cuento las horas simplemente espero que el tiempo se ajuste y esté a tiempo.

Las horas que faltan para verte se han vuelto una especie de fusible quemado, una especie de fisión de la materia irreconciliable. Esas cosas que va muriendo conforme vamos creciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s