Sobre los fantasmas.

Apropos 45 Años de Andrew Haigh.

 

Quedé pensado en los fantasmas, cicatrices, y todas las costumbres que nos quedan de la gente que quisimos.

En algún momento uno podría darse cuenta que los lugares a donde te llevan es a los lugares donde llevaron a alguien más. Las canciones que te dedican son de esas sesiones que alguna vez escucharon en cama. Que la forma en que vistes, lo que comes, posiblemente viene de alguien más.

Y no sólo las cicatrices.

Por supuesto, la educación también viene de los libros, de la familia, de la escuela, pero una parte muy importante viene de la gente a la que uno se relaciona, cómida, lecturas, así uno se enriquece, pero hay cosas que quedan tan fuertes que se hacen parte de uno.

Podría enumerar cosas que tengo de alguien, ver una exposición sin leer nada, dejando todo a la primera impresión, a lo visual. Hacerme tostadas por la mañana, con mantequilla, mermelada y un café sin azucar, las lecturas, ver el cine con atención a detalles muy técnicos, ver las fotografías, soy la suma de la gente inteligente que siempre me ha llamado la atención.

Una de las cosas que más pueden descontrolar es descubrir que la persona con la que estas y has construido algo, lo está construyendo de alguien más. No sé, saber que es de una sola persona debe ser un poco desquiciante, ahí, tal vez uno es como esas gelatinas de laboratorio, que sirven de soporte para otro crecimiento, muy triste.

muy triste

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s