Sin título

La mejor forma de olvidar los malos sueños era siempre hojear un libro que me gustara y estuviera a la cabecera de la cama, antes tenía dos libros, El fin de la eternidad o Neuromancer, leía unos capítulos específicos, ahora hojeo libros de foto o catálogos de museos.

Hace mucho no tengo malos sueños, sueño cosas extrañas en lugares extraños, anoche soñaba con la casa de mi padre, vacía, se había mudado y la luz era de atardecer entrando por las ventanas, naranja, gris. Cuando ojeaba un catálogo encontré una pintura como el sueño. Esa es la finalidad del arte. No sé cuándo o dónde o cómo vi esa tarde. Pero ahora la sueño mucho, una tarde gris, un sol naranja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s