De cómo las imágenes se van. Sueño del 9 de julio del 2017.

El sueño son muchos fragmentos. 

Estábamos en la vieja casa de mi abuelo en Tecate, aunque esta estaba a una cuadra de la frontera mi amigo de la extrema juventud Gerardo estaba ahí, ponía yo fotos en la terraza de la casa y después veía que él había impreso decenas de fotos de cuando estábamos en la escuela, aunque no había cámaras digitales, estaban todos ahí, Jordi, Alek, Óscar, Camilo, entonces el novio de Margarita, desmontaba todas Las fotos y subía a unos cables de alta tensión todos estábamos aterrados desde abajo viendo como maniobraba con unos guantes transparentes y botas también transparentes y aislantes, ya que se conseguía subir soltaba las fotos y estás se iban a un desierto del otro lado de la frontera, el cielo se llenaba de fotos y todas se iban volando. Gerardo regresaba a Vancouver y todo terminaba en una vista desde lo alto, yo estaba en un juego mecánico giratorio con la cabeza hacia arriba pero no miraba, sonreía y tenía los ojos cerrados, el juego estaba a la orilla de un precipicio así que en algún momento sobrevolaba, se veían como escalinatas de pasto, y era un edificio enorme, tal vez un hotel, y se veía una ciudad construida de muchas ciudades que he visto en películas o en persona. 
Cosas que no debo olvidar, el cielo lleno de imágenes y la ciudad de fragmentos iluminada con un sol que no es el nuestro. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s