La madera pudriéndose.

Los muertos no tienen días de lluvia, pienso mientras miro por la ventana.

El corazón falla, punza, agregamos un latido a los ya existentes, una punzada de dolor seguramente relacionada con lo latidos.

Pienso mientras me acostumbro a ese dolor constante.

Nos vamos convirtiendo en generadores de datos de un sistema de ventas, cosas físicas, experiencias ahora las llaman también, emociones. Generamos datos para que un sistema de consumidores se sorprenda de los objetos y vivencias diseñados para ellos, que, rara vez se desenfrenan o terminan llorando en fiestas; consumen, disfrutan, somos el laboratorio de unos pocos consumidores de todo lo que se pueda comprar y vender.

La enormidad de un bosque.

Desde que de pequeño fui a ese bosque, hay algunas fotos de mis padres en él, no es que sea un lugar inaccesible, es un lugar donde más bien ha habido mucha gente. Mi padres, mis sobrinos, mis amigos más cercanos, rara vez he caminado fuera de los senderos, algunas veces ha caido la noche mientras estoy totalmente lleno de lodo y sangre.

Los crímenes perfectos.

Ni si quiera recuerdo dónde está enterrado, en algún lado de ese bosque hay unas piedras formando una cruz bajo el suelo, ya debe ser un cúmulo de árboles y hojas que han caído durante 27 años, no recuerdo, llovía, cavé profundamente porque las tumbas al ras de la tierra son una señal de que quieres ser atrapado.

El mundo es aburrido y la forma de comunicarnos es un basural de jóvenes vendiendo la vivencia más pequeña y absurda, gente intentando sobresalir, o bien no hundirse en el anonimato, todo es anónimo, todo es aburrido.

Mientras tanto, el pecho sigue punzando.

Golpeaba un árbol caído hace tiempo, no fue leña, sólo se quedó hasta pudrirse, los caminos se desvían porque muchos árboles caen y pienso en el sonido, cuando las raíces no soportan y hay un crujido, seguro en alguna tormenta, caen. Nadie escucha.

Me pregunto qué habrá escuchado mi abuelo mientras moría, su corazón se quebraba. Espero tener tiempo de poner alguna canción.

Anuncios

Un comentario en “La madera pudriéndose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s